iberdisko

Tips de fotografía

Cámara fotográfica

Aprende a controlar tu cámara réflex

By on Mayo 14, 2015

camara-reflex

Seguramente has decidido comprar una cámara réflex para obtener mejor calidad en tus fotografías o porque quieres iniciarte en el mundo de la fotografía profesional, solo que ahora que la tienes en tu poder te inspira un poco de miedo y no tienes idea de para qué sirven tantos botones, por lo que la usas en modo automático y esperas que todo salga bien, es hora de salir de tu zona de confort y aprender a usar bien tu cámara, después de todo has invertido un buen dinero por ella.

En primer lugar deberías conocer tu cámara de arriba abajo como la palma de tu mano, échale un vistazo a esas instrucciones que dejaste olvidadas en un cajón y conoce cada parte de ella, aunque si el manual te parece muy técnico te voy a explicar sus componentes básicos, así podrás tomarle más cariño al manual, recuerda que cada diseño es único pero en esencia tienen casi los mismos componentes.

En primer lugar tenemos el cuerpo y el objetivo, el cuerpo es lo que sostienen y en donde se encuentran las pantallas y los botones, el objetivo o el lente, es esa pieza redonda característica que sobresale de la cámara y puede desenroscarse y separarse del cuerpo principal, de modo que puedas intercambiarlo por otros objetivos con mayor alcance o velocidad, como los que utilizan en eventos deportivos o en la fotografía de animales salvajes.

Ahora con lo básico pasamos a los modos de la cámara; esa rueda sobresaliente con dibujitos en sus extremos, la cual seguramente tienes apostada en el modo automático y que te ayuda a tomar fotos en cualquier condición sin problemas, pero que no te permite dejar volar tu imaginación.

Conoce los demás:

Predefinidos: Los dibujitos no son para decorar la cámara, cada uno de ellos indica una programación definida para ciertas situaciones, como para hacer retratos, para paisajes, para iluminaciones tenues, para iluminaciones fuertes, en días nevados, en iluminaciones artificiales, para fotografiar movimientos en altas velocidades, etc. Con ellos puedes empezar a perder el miedo y graduarlos para las diferentes situaciones.

Modo manual: Estos te van a permitir tener el control absoluto de tu cámara, es importante hacer cursos avanzados que te permitan conocer las velocidades de obturación, el juego entre luces y sombras, graduar la distancia que quieres abarcar para obtener mejores enfoques, el balance de blancos y etc. No trates de aprender todo de una vez, lee un poco y practica y así sucesivamente.